--------------------------------
COPA LIBERTADORES 2018
--------------------------------

SEMIFINAL

C
O
P
A

L
I
B
E
R
T
A
D
O
R
E
S
VUELTA
31 DE OCTUBRE DE 2018
Palmeiras: 2 Boca Juniors: 2
21 Weverton 12 Agustín Rossi
12 Mayle 29 Leonardo Jara
13 Luan 24 Carlos Izquierdoz
15 Gustavo Gómez   6 Lisandro Magallán
  6 Diego Barbosa 20 Lucas Olaza
30 Felipe Melo 15 Nahitán Nández
19 Bruno Henrique 16 Wilmar Barrios
29 Willian   8 Pablo Pérez
20 Lucas Lima   7 Cristian Pavón
  7 Dudú 17 Ramón Ábila
16 Deyverson 22 Sebastián Villa
DT: DT:
Luiz Felipe Scolari Gustavo Barros Schelotto
SUPLENTES SUPLENTES
  1 Fernando Prass 28 Carlos Lampe
  3 Edu Dracena 24 Julio Buffarini
26 Víctor Luis   2 Paolo Goltz
  5 Thiago Santos   5 Fernando Gago
10 Moisés 19 Mauro Zárate
14 Gustavo Scarpa 23 Carlos Alberto Tévez
  9 Miguel Borja   9 Darío Benedetto
GOLES GOLES
  7 min. ST Luan 17 min. PT Ábila
15 min. ST Gustavo Gómez 24 min. ST Benedetto
CAMBIOS CAMBIOS
  0 min. ST Moisés por Henrique 16 min. ST Benedetto por Ábila
17 min. ST Borja por Willian 28 min. ST Zárate por Pavón
30 min. ST Scarpa por Felipe Melo 35 min. ST Gago por Pérez
AMARILLAS AMARILLAS
26 min. PT Felipe Melo 11 min. ST Ábila
41 min. PT Luan 22 min. ST Pablo Pérez
30 min. ST Gustavo Gómez .
48 min. ST Deyverson .
ROJAS ROJAS
******** ********
ÁRBITRO: Wilmar Roldán (Colombia)
ESTADIO: Allianz Parque, San Pablo

FINALISTA

Tras los dos goles emotivos que cosechó Darío Benedetto en la Bombonera, Boca llegó a Brasil con la misión de capitalizar la ventaja de local y sellar la clasificación a la final de la Copa Libertadores, donde espera River.

El esquema de 4-1-4-1 que dispuso Guillermo Barros Schelotto sirvió para imponer su presencia ante el Palmeiras. Con el antecedente que dejó el duelo con Cruzeiro, donde el Mellizo imaginó un encuentro en el que las claves estuvieron por las bandas, el técnico volvió a apostar por la velocidad de Villa y Pavón. Sin embargo el destino del espectáculo pudo haber sido otro si el VAR no hubiera intervenido.

A los 10 minutos Bruno Henrique despertó al público del Allianz Parque con un gol que dejó de rodillas al Xeneize. Sin embargo, una posición adelantada anterior anuló la conquista local.

La tranquilidad porteña llegó unos instantes después, cuando Sebastián Villa recuperó una pelota en campo opuesto, construyó una pared con Jara y desarticuló a la defensa rival para abastecer a Ramón Ábila. Wanchope, con la efectividad que lo caracteriza, tocó ante los esfuerzos de Weverton y festejó el 1 a 0. Para quedar afuera del torneo, el combinado boquense debía recibir 4 goles, algo insospechado por cómo se dio el cotejo.

En el complemento Boca demostró que tuvo uno de los mejores partidos del certamen. El intento de media distancia de Lucas Lima hizo lucir a Rossi, con una tapada que despertó el aplauso espontáneo en las tribunas. Hasta el arquero que había recibido innumerables críticas en el pasado tuvo una producción notable.
El grito de Luan sirvió para que el espectáculo adquiera una carga emotiva superior. Los constantes gritos de la parcialidad local contribuían a una gesta argentina más épica. Del mismo modo que lo hizo River en Porto Alegre, el Xeneize quería repetir la hazaña en San Pablo.

Una inentendible infracción de Izquierdoz a Dudú dentro del área aportó una cuota más de suspenso al espectáculo. El partido que estaba controlado por el Xeneize comenzaba a tomar un rumbo inesperado, ya que Gustavo Gómez intercambió la pena máxima por gol.

Al igual que en el Alberto J Armando, tuvo que aparecer Darío Bendetto para que el Xeneize deje de sufrir. El ídolo trascendental que encaminó la serie, confeccionó una réplica del segundo tanto que había convertido ante su gente para volver a doblegar a un arquero que se estiró de la misma manera que en Buenos Aires. Otro golazo del Pipa que selló la clasificación boquense.

I
N
F
O
R
M
E

X
E
N
E
I
Z
E
 

El trofeo más codiciado del continente se dirimirá con una superfinal inédita. Xeneizes y Millonarios se enfrentarán en un mano a mano épico que cambiará la historia del fútbol argentino. Serán los días en los que se paralice el mundo detrás de una pelota. El que se quede con la corona, terminará con la polémica que cuestiona la grandeza entre ambos. (Infobae)

 


   
 

 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000