ALFREDO ELLI


wpe15.jpg (17075 bytes)
Alfredo Elli posando, previo al encuentro que Boca Juniors disputó con Atlético Madrid. Por su personalidad fue designado capitán del equipo y cumplió con creces su rol. En el campo de juego demostró una calidad desbordante que sirvió para elegirlo en ídolo de la Nº12

Fue uno de los cuatro grandes Alfredos, denominación de un cuarteto de hombres que cobraron prestigio en Boca Juniors por los fines de la 1ª década del siglo. Su historia dentro del Club comienza por 1915 cuando se convierte en asociado de la institución. Llega a la primera división por el '17. Y se mantuvo en ese lugar hasta pasado el año 1927.

Para realizar una trayectoria tan larga en un equipo como Boca Juniors, había que tener cualidades para que lo afirmaran en el equipo titular. mucho más en su puesto, uno de los más importantes en el equipo. Era half izquierdo. El encargado de cubrir el accionar del wing derecho rival.

Pero Alfredo Elli no era un jugador técnico. No tenía ese toque de distinción que por ejemplo tenía Alfredo López. Pero era tan efectivo como aquél. ¿Con qué compensaba ese déficit?. Con su sentido de juego y su ubicuidad para estar siempre en el lugar donde su conjunto lo necesitaba. Su físico grande no le permitía tener la velocidad necesaria para perseguir a los huidizos punteros de la época. Todo eso lo solucionaba anticipando la jugada.

Fue lo que podríamos llamar un adelantado de su época. Si bien no llegó a imponer un estilo fue el prototipo del half que más adelante exigía la evolución de los sistemas de juego. El suyo era un juego de ir y venir constante. Con el tiempo quien ocupara su puesto debería cumplir esta misión como premisa de su actuación.

Sus buenas actuaciones le valieron importantes logros. Fue el capitán de Boca Juniors durante muchas temporadas, luego de la salida del equipo del gran Pedro Calomino. Además durante otros tantos años fue llamado a ocupar un lugar dentro del seleccionado argentino, en tiempos donde había muchos nombres para tener en cuenta.

En Europa también se deleitaron con su juego poco vistoso pero efectivo. Siguió firme en la primera división sin que nadie le discutiera la titularidad. Cuando sintió que su físico no respondía en la medida que él deseaba, tomó la decisión de retirarse de los campos de juego. Los dirigentes mostraron su disgusto por esta decisión. Elli no se rectificó. Para él había llegado el final. Así, en silencio, se fue de Boca un gran jugador, que dio lo mejor de si por los colores que siempre quiso: azul y oro.


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000