CARLOS ALBERTO RODRÍGUEZ



Carlos Alberto Rodríguez

Llegó en 1977 desde Huracán de Comodoro Rivadavia, siendo uno de los mejores arqueros del Nacional de 1976, uno de los más regulares y seguros. Anteriormente había tenido un silencioso paso por San Lorenzo de Almagro en las divisiones menores, en las que no llegó a destacarse mayormente. Juan Carlos Lorenzo, exigente como siempre, solicitó a Carlos Alberto Rodríguez para completar la lista de arqueros que necesitaba para afrontar la Copa Libertadores y el torneo local. Sin mayores pretensiones en su ingreso a Boca, fue transmitiendo seguridad en cada una de sus actuaciones. Claro que tuvo muchos altibajos, un poco porque no jugaba con continuidad como titular, quizá porque el equipo de emergencia no gozaba de la seguridad y estabilidad que el titular. En 1978 sigue en el cuadro boquense aunque casi no llega a jugar más de una decena de partidos. Comparte con Osvaldo Santos la misión de ocupar el arco e incluso alterna con Oscar López, promisorio golero de las divisiones menores promovido por Lorenzo al primer equipo. Ese año cumple una valiosa actuación en Cali, ante el deportivo, por la final de la Copa, manteniendo invicta su valla. Una sobresaliente tarea lo exime de tan importante compromiso. En el '79 casi no juega en el primer equipo, ya que Santos, López y por supuesto el titular Hugo Gatti son quienes alternan en el equipo titular. En 1980 es cedido a préstamo a All Boys durante el primer torneo, para jugar en el Nacional en San Lorenzo de Mar del Plata. En ambos, rinde de manera satisfactoria. En 1981 retorna a Boca Juniors y luego de las dudas del comienzo de temporada, Silvio Marzolini lo confirma como uno de los integrantes del plantel que forme Boca para conquistar el título. Es un buen año para él, ya que una lesión de Hugo Gatti, el titular, le da la posibilidad de atajar en el primer equipo y, como responde, Marzolini decide darle la prioridad en el puesto.

"Sí, puede ser que sea la confianza que me estaba haciendo falta para afirmarme en el primer equipo. Pero no es para agrandarme. Respeto y admiro a Gatti y sé que el último en decidir es el técnico. Me reconforta el hecho de que Marzolini haya comprendido que estaba pasando por un buen momento y si me sacaba me hubiera sentido muy mal. ese apoyo fue el que no tuve en la etapa anterior en Boca".

--¿Es el mejor momento de su carrera?

--Para mi no. Creo que cuando estuve en All Boys tuve una muy buena temporada, incluso en San Lorenzo de Mar del Plata anduve muy bien. Creo que es un poco por ese marco que tiene Boca. En All Boys te destacás y nadie te da bolilla, en cambio aquí en Boca jugás dos partidos bien y todo el mundo viene a buscarte para reportearte. claro que ando bien, pero no creo que sea el mejor momento de mi carrera.

--¿Cuál es el encuentro que más recuerda?

--No sé: no tengo uno en especial. El que más satisfacciones me dejó fue el que jugamos con River este año. Un poco porque anduve muy bien y otro poco porque creo que la hinchada comenzó a confiar en mí. Es una sensación que extraje después del partido, analizándolo. es inútil engañarse. Cuando el hincha tiene un preferido cuesta hacerlo olvidar. entonces siempre te mira con ojos de desconfianza. Pero en ese partido cada vez que hacía una buena me alentaban, siempre lo hicieron, pero en este encuentro tuvo un sabor especial. Además ganamos 3 a 0.

--¿Este presente es una revancha?

--No soy rencoroso en nada. esta es la oportunidad que antes no tuve y que siempre estuve esperando. se me dio y respondí de forma que lo hice siempre cuando actué.

--¿Y el futuro?

--Espero que el técnico me siga apoyando en la misma forma que lo había hecho hasta ahora y continuar demostrando que tengo condiciones para ser titular de Boca. espero responder en todo momento.

Y Rodríguez respondió y la gente nunca se olvidará del muy buen arquero que llegó a coronarse campeón con aquel equipo de Maradona y compañía en el Metropolitano de 1981.


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000