CARLOS ALFREDO GUERINI


Carlos Alfredo Guerini
Carlos Alfredo Guerini

Belgrano de Córdoba se convirtió en uno de los principales animadores de la zona B del campeonato Nacional de 1972, y uno de los más serios rivales del conjunto boquense, líder de ese grupo. La paridad de fuerzas entre ambos conjuntos se hizo notar en el encuentro que disputaron ambos y que finalizó igualado en dos tantos por bando, siendo los goles cordobeses logrados por Carlos Alfredo Guerini, un puntero izquierdo habilidoso y veloz que había vuelto "loco" a su marcador y complicó toda la tarde al conjunto xeneize. El juego de ese puntero, gustó sobremanera a los dirigentes de Boca Juniors, que una vez finalizada su participación en el torneo Nacional, se abocaron a la contratación del joven jugador de Belgrano de Córdoba. La transferencia quedó concretada y Guerini pasó a formar parte del conjunto de la ribera, un sueño que había acunado desde chico. Defender en algún momento de su carrera los colores xeneizes, del que era hincha desde pequeño.

Debutó en la primera jornada ante River Plate y su rendimiento conformó plenamente, a pesar de la derrota sufrida en ese encuentro. Ausente Potente, fue Benítez que también debutó en ese partido, con quien entabló un diálogo constante y pujante hacia la valla de Perico Pérez. Agotado el "Chino", ingresó en su lugar Enzo Ferrero, puntero izquierdo, pasando Guerini a a ocupar el puesto de volante adelantado, otra de las misiones que podría cumplir en la cancha. En el segundo partido, se encontró con el gol y a partir de entonces compartió con el "Tula" Curioni el honor de goleador. Había, "Chupete", el apodo que trajo desde Córdoba, de su velocidad y fuerza un arma desequilibrante, que le dio a Boca una cuota de fuerza que utilizó para abrir brechas en el andamiaje defensivo de los otros conjuntos.

Su paso por Boca fue sumamente breve, ya que apenas llegó a cumplimentar media temporada en el club, cuando fue transferido a España, más precisamente al Málaga, donde continuaría con su brillante trayectoria de delantero. No por escasamente extensa, fue menos brillante su actuación en Boca Juniors, ya que se convirtió en arma preferible por la contundencia de un ataque altamente efectivo. Al poco tiempo de estar como titular en la primera boquense, Enrique Omar Sívori lo llama para integrar la selección argentina que luchará por ganarse un lugar en el Mundial de Alemania. De entrada titular en el combinado, no rinde como se esperaba de él, lo que promueve inmediatamente las discusiones sobre sus condiciones para estar en el conjunto argentino. Vuelve a estar lejos de su nivel en el encuentro ante Bolivia, lo que hace que Sívori lo excluya del conjunto y lo mantenga en el banco de los suplentes en el enfrentamiento decisivo ante Paraguay quien tiene un punto de ventaja sobre los argentinos. En pleno partido se lesiona Ponce y Guerini ingresa en su lugar. Signo de disconformismo surgen en las tribunas y muchos comienzan a pesar que el "Chupete" volverá a repetir sus dos falsas actuaciones anteriores. Pocos eran los que creían en él y pocos fueron los que aceptaron. Muchos fueron los que  se sorprendieron con la tarea del cordobés. Junto con el "Ratón" Ayala, hizo trizas la trama defensiva del equipo guaraní y se erigió en uno de los artífices de la victoria. Coronando tan espléndida actuación, un zurdazo violento, cruzado, dejó sin chance a Almeidas, arquero paraguayo y provocó el delirio de las tribunas, asegurando el pasaporte a Alemania.

Casi no tuvo tiempo de volver a jugar en Boca, ya que apenas terminó la serie eliminatoria para el mundial, fue transferido a España. Con él se cerró uno de los capítulos más breves pero luminosos que recuerda la historia de Boca Juniors. El cordobés estaba para más. Se le cortaron las alas que tenía para volar en la vida boquense.


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000