HUGO ORLANDO GATTI



Hugo Orlando Gatti

Los hombres más gloriosos de la historia de Boca Juniors, y quizá de otros equipos y del fútbol argentino, basamentaron su prestigio no solo en un gran porcentaje de calidad sino también en los momentos decisivos de campeonatos donde su actuación fue factor terminante para coronar a un equipo. Quizá en algunos casos hayan contado con una de esas dos circunstancias, en forma independiente. Pero cuando ambas se unen, estamos en presencia de un ídolo cuyas dimensiones escapan a las fronteras de la simpatía o el aprecio que el hincha brinda a los jugadores de su equipo. Ese es el caso de Hugo Orlando Gatti, que reunió ambas virtudes, para encumbrarse entre los hombres más importantes del club de la ribera, llegando a convertirse en símbolo de un conjunto que ostentaba superioridad internacional.

Si bien la historia de Gatti comenzó mucho tiempo entes de su llegada a Boca Juniors, fue en este club donde definitivamente se puso al alcance de la consagración general. Su historia comienza en Atlanta, el club que lo pone en la vidriera del fútbol grande. Por entonces era un muchacho endeble que tenía un aire de tipo atrevido, con ganas de destacarse por su juego y excentricidades, las que lo identificaron desde el mismo momento que apareció en primera división. Un hombre de características especiales para el arco, que al poco tiempo pasó a River donde no llegó a triunfar, quizá por el resentimiento que generó en la hinchada debido a muchos goles increíbles que le hicieron en su paso por el equipo de Núñez. Defenestrado por su díscola personalidad fue a Gimnasia y Esgrima La Plata donde rápidamente se convirtió en ídolo de su hinchada, que aún cuando vistió la casaca lo recibió al grito de "El Loco es del Lobo". Siete temporadas en el equipo de La Plata, hasta que llega el momento de emigrar en busca de nuevos horizontes, como lo entienden los directivos y el mismo jugador. Aparece Unión de Santa Fe y nuevamente allí surge en el plano de primer nivel como queriendo volver a un lugar que ocupó cuando todos convinieron en llamarle "Beatle" por el pelo largo, las bermudas y las casacas holgadas y de colores brillantes. Allí ya no es el arquero capaz de realizar la "locura" más increíble, gracias a la constancia con que las hacía se ganó el mote de "loco", sino un hombre maduro que comenzaba a darle valor a su actuación en el arco. Llegó la selección nacional y al año siguiente la oportunidad de Boca, gracias a los consejos de Juan Carlos Lorenzo que lo cuenta entre los hombres claves para llevar a la coronación del equipo xeneize.

Decía Lorenzo: Gatti es el arquero que necesita Boca para salir campeón". Era un viejo más de los que trajo Boca en es temporada y, por supuesto, como otros fue discutido de entrada por saber si estaba en condiciones de jugar en un equipo que quería ser campeón y con el agravante que muchos predecían que le convertirían muchos goles de los llamados tontos. Nada de esa mala predicción se cumplió y por el contrario el gran arquero borró toda duda que pudiera tenerse sobre su presente, que rápidamente se convirtió en futuro. Que hizo de su área un lugar donde él dominada por presencia, aunque su físico no lo ayudara para tal propósito, igual lo alcanza con su fuerte personalidad. Un jugador que a pesar de estar destinado a cubrir el arco, no se remitió a esperar la llegada del delantero, sino que jugó como cualquier otro compañero con la ventaja de poder usar todo su cuerpo sin ser penado con infracción. Capaz de ser polo de atracción por su constante inclinación a jugar pensando en la tribuna más que reducirse a la mera situación de cumplir, atajando. En Boca lo hizo con la seguridad y comodidad que

da la experiencia de varios años en primera división y un estilo de juego definido.

Para todo tiene Gatti una explicación. Verborrágico, fue capaz de decir cuando Maradona jugaba para Argentinos Juniors que "era un gordito que jugaba muy bien al fútbol". Luego lo desmintió pero no le interesó que sus palabras, tergiversadas o no,  harían mella en el promisorio crack y le convirtiera cuatro goles como revancha. No importaba. Gatti es un tipo ganador que va siempre en el límite del peligro sin importarle su suerte. Y ganó mas veces de las que perdió.

"Cuando el delantero hace la lógica, es inútil que el arquero pueda hacer algo. Por eso es que hay que anticipar la jugada. Si hace la lógica y es gol, el que se equivocó es él, pero por el gol le echan la culpa a los arqueros. Esos son los goles bobos, de los que muchos me hicieron a mi".

Previo al Mundial '78 se planteó una gran polémica entre quienes debían ocupar la valla del conjunto nacional. Si Fillol o Gatti. Entre la palabra de los simpatizantes que decían que uno era mejor que otro, Gatti dijo: "Son dos estilos totalmente diferentes. Fillol es un arquero de arco que tiene problemas para salir. Lo suyo es todo reflejo.
Hugo Gatti en sus comienzos

En cambio yo vivo el partido, lo juego, salgo a cortar la jugada. Estoy seguro que algunos goles que me hacen a mi a él no se lo harían. Que muchas pelotas que saco yo, él no las sacaría. Es inútil toda polémica. Cada uno en lo suyo. Yo sigo creyendo que soy el titular de la selección, pero como tengo la rodilla no creo que pueda jugar en la plenitud de mis condiciones".

Cuando César Luis Menotti dio la lista definitiva de los hombres que integrarían el combinado en la confrontación mundial, Gatti fue confirmado por el DT como arquero titular, pero consciente de que no estaba en sus mejores condiciones físicas, prefirió el retiro que promovió las más diversas suspicacias, antes de rifar su prestigio por una caprichosa lesión que lo privó de jugar en su plenitud durante mucho tiempo. Fue así que cedió su lugar y se dedicó a Boca Juniors con la misma entrega que lo había hecho hasta entonces. "Como no voy a entregare el todo por el todo, si detrás mío tengo esa hinchada maravillosa que siempre nos apoya. Yo le dejé a Boca mucho de mi físico, pero mucho más fue lo que me dio Boca".

Muchas veces dijo que era el mejor arquero del mundo y lo confirmó con sus palabras: "Soy el mejor de todos. Nadie tiene los atributos que yo tengo. Es inútil que discutan. Yo soy el mejor". Tan polémica afirmación hizo que muchos lo juzgaran como un hombre sin capacidad para valorar los rivales. Pero Gatti lo dijo, no para desvirtuar a los rivales, sino para afirmarse anímicamente él mismo. Cada partido dejaba abierta la posibilidad de que su show, cargado de un repertorio variado de excentricidades, saliera a lucir ante la alineación de un público que deseaba verlo cachetear a los rivales. Aun cuando los resultados eran adversos renegó de esa necesidad de provocar con la pelota en sus manos a los delanteros rivales que fracasaban en su intento de batirlo. A principios de la temporada 1981, la llegada de Maradona le hace decir: "Mirá, con el pibe adelante y yo atrás tenemos que jugar los partidos en dos canchas. Va a ser una cosa de locos. Ya vas a ver".

Nadie puede olvidar aquella noche de Montevideo cuando los nervios habían conducido a la angustia impotente del que quiere llegar al triunfo, pero el mismo depende de un hombre. Las manos caídas de Gatti. Su imperturbable presencia ante un hombre que quería batirlo para seguir compitiendo por la Copa Libertadores. Otro mano a mano en la vida de un arquero que se dio el gusto de salir campeón con el club de los xeneizes y que dijo ser  simpatizante desde chico. El zurdazo de Vanderley busca el palo izquierdo. Las manos de Gatti también. Esa pelota muere en los guantes que buscan la suerte de un penal, tal como siempre dijo. El salto, el balón blanco que va por el aire como símbolo de alegría. Un hombre que se adueña de toda la gloria. Hugo Orlando Gatti hubiera sido ídolo igual, con penal atajado o sin él. Pero con el penal atajado pasó a ocupar un lugar privilegiado. Un grande en la historia de Boca Juniors.


Trayectoria profesional
Año/Torneo Club en que jugó Cantidad de partidos
1962 Atlanta 12
1963 Atlanta 26
1964 River Plate 5
1965 River Plate 15
1966 River Plate 8
1967 Metropolitano River Plate 13
1967 Nacional River Plate 15
1968 Metropolitano River Plate 11
1968 Nacional River Plate 10
1969 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 23
1969 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 13
1970 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 19
1970 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 8
1971 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 34
1971 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 9
1972 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 32
1972 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 11
1973 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 26
1973 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 14
1974 Metropolitano Gimnasia y Esgrima La Plata 16
1974 Nacional Gimnasia y Esgrima La Plata 18
1975 Metropolitano Unión de Santa Fe 34
1975 Nacional Unión de Santa Fe 11
1976 Metropolitano Boca Juniors 23
1976 Nacional Boca Juniors 16
1977 Metropolitano Boca Juniors 19
1977 Nacional Boca Juniors 6
1978 Metropolitano Boca Juniors 22
1978 Nacional Boca Juniors 6
1979 Metropolitano Boca Juniors 1
1979 Nacional Boca Juniors 14
1980 Metropolitano Boca Juniors 26
1980 Nacional Boca Juniors 14
1981 Metropolitano Boca Juniors 9
1981 Nacional Boca Juniors 4
1982 Nacional Boca Juniors 15
1982 Metropolitano Boca Juniors 35
1983 Nacional Boca Juniors 13
1983 Metropolitano Boca Juniors 31
1984 Nacional Boca Juniors 6
1984 Metropolitano Boca Juniors 11
1985 Nacional Boca Juniors 1
1985/1986 Boca Juniors 25
1986 Liguilla Boca Juniors 7
1986/1987 Boca Juniors 35
1987 Liguilla Boca Juniors 6
1987/1988 Boca Juniors 26
1988/1989 Boca Juniors 1
Total ***** 755

Todos los penales atajados por Hugo Orlando Gatti
Año/Torneo Equipo Rival Jugador Fecha Minutos/Resultado
1962 Atlanta San Lorenzo Sanfilippo 25 38 min. ST 3-2
1964 River Plate Vélez Sarsfield Curia 22 09 min. ST 1-0
1966 River Plate Chacarita Jrs. Olmedo 14 13 min. ST 1-0
1967 Metropolitano River Plate Platense Muggione 2 38 min. ST 2-3
1967 Nacional River Plate San Martín Tuc. Guzmán 4 30 min. ST 8-0
1969 Metropolitano Gimnasia L.P. Chacarita Jrs. Orifa 10 24 min. PT 1-2
1970 Nacional Gimnasia L.P. Newell's Old Boys Obberti 1 27 min. PT 1-1
1971 Metropolitano Gimnasia L.P. Racing Club Wolff 9 37 min. ST 1-1
1971 Metropolitano Gimnasia L.P. San Lorenzo Heredia 19 29 min. ST 2-2
1972 Metropolitano Gimnasia L.P. River Plate Alonso 5 07 min. PT 0-1
1972 Metropolitano Gimnasia L.P. Rosario Central Landucci 12 12 min. ST 2-3
1972 Metropolitano Gimnasia L.P. Argentinos Jrs. Pena 16 35 min. ST 1-1
1974 Nacional Gimnasia L.P. Huracán Mazzei 5 42 min. ST 4-1
1975 Metropolitano Unión S.Fe Rosario Central Arias 4 37 min. ST 1-0
1975 Metropolitano Unión S.Fe Banfield Taverna 8 20 min. ST 3-2
1975 Metropolitano Unión S.Fe Argentinos Jrs. Cordero 11 10 min. ST 1-0
1975 Metropolitano Unión S.Fe River Plate Alonso 25 41 min. ST 2-0
1977 Metropolitano Boca Juniors Racing Club Villa 18 07 min. ST 3-0
1978 Metropolitano Boca Juniors Argentinos Jrs. Ovelart 23 43 min. PT 1-1
1978 Metropolitano Boca Juniors Gimnasia L.P. Della Savia 36 03 min. PT 2-3
1979 Nacional Boca Juniors San Lorenzo Coscia 14 14 min. PT 0-0
1980 Nacional Boca Juniors Huracán Babington 9 13 min. PT 3-3
1983 Nacional Boca Juniors Nueva Chicago Acuña 27 10 min. PT 0-5
1986/1987 Boca Juniors Estudiantes L.P. Insúa 21 17 min. ST 3-0
1986/1987 Boca Juniors Argentinos Jrs. Olguín 31 27 min. PT 2-3
1987/1988 Boca Juniors Estudiantes L.P. Insúa 1 24 min. ST 1-2


Hugo Gatti saluda a Bernabé Palacios, arquero de Quilmes A.C.


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000