JORGE ANTONIO COCH


Jorge Antonio Coch
Jorge Antonio Coch

Por la mitad de la década del sesenta apareció en Argentinos Juniors un diminuto puntero derecho que electrizaba a sus dirigidos con la velocidad de sus corridas y con la fuerza de sus disparos. Era algo increíble ver a ese pequeño pero macizo wing, partir como una flecha y finalizar su maniobra con un disparo que no tenía otro destino que no fuera la red. Sin demasiada habilidad hacía de esas virtudes un arma contundente para su equipo. Carta de gol de los "Bichos Colorados" en el segundo lustro de la década, atrajo la atención de los dirigentes boquenses quienes en 1969 concretaron la transferencia por el dinero y el préstamo sin opción de Omar Larrosa. Era Jorge Antonio Coch.

Cuando ingresó al conjunto, rápidamente se ganó ya titularidad y también el afecto de la hinchada que advirtió que en ese puntero había una tímida imagen de Boyé. Quizá por eso rápidamente se ganó el mote "El Ratón Atómico". Los goles fueron llegando y con ellos la seguridad del puesto. Cuando parecía que definitivamente estaba en el equipo titular, Alfredo Distéfano, el director técnico de entonces, decide darle el puesto a "Mané" Ponce que era otro de los wingers que tenía Boca a su disposición. Relegado esperó con paciencia la nueva oportunidad donde se le diera la posibilidad de pelear el puesto. Claro que cualquiera de los dos punteros le redituaba a Boca un alto porcentaje de efectividad a su ataque. Pasó el Nacional de 1969; el título quedó en manos de los xeneizes y escasas fueron las presencias de Coch en la primera boquense. 1970 y la oportunidad tan esperada llegó. Fue un partido inolvidable para el puntero derecho. River-Boca y la esperanza de miles de almas que se depositan en los pies de veintidós hombres. El partido está igualado y parece definido el marcador. No hay vertientes para llegar a los arcos. Silvero decide un cambio. Entra Coch y sale Ponce. Y allí cambió radicalmente el partido. La velocidad del puntero hizo estragos en la última línea de River que pasó a sufrir constantes zozobra. Boca está en mejor forma con la entrada del puntero. Llegan dos cañonazos de Coch y los boquenses se quedan  con otro clásico de los clásicos. Otra vez Coch fue carta de triunfo.

Muchas fueron las tardes que como la que narramos, Coch fue factor decisivo para la victoria. Muchos fuero sus goles que definieron un cotejo peleado. Tenía la estirpe de los goleadores. Esa que le permite definir un partido cuando la cosa está cero a cero o uno a uno. No, convertir cuando el equipo gana holgado y se anota con el último gol de la goleada. Quizá el gol más importante que ha logrado en su paso por Boca Juniors, haya sido el que conquistó en la final del Nacional de 1970, contra Rosario Central. Tres días antes de aquel choque en el Monumental con dos goles de Coch le habían asegurado el pasaporte al partido decisivo.

Los centralistas ganaban por 1 a 0 y restaban pocos minutos para la finalización del encuentro. Ángel Clemente Rojas logró el empate y fue necesario realizar un tiempo suplementario. Boca era más y pugnaba por llegar al triunfo, con garra, con fuerza y con fútbol. Las piernas pesan, pero el premio es más importante como para renegar del sacrificio. Se manda Suñé, pared con Medina. Viene el centro y aparece fantasmalmente Jorge Coch por el sector izquierdo. Solo, libre de marcas, impecable salto, perfecto frenazo que se mete en el palo opuesto en el ángulo alto. Golazo. Es el gol que vale una estrella. Con el sello de un goleador.

Varias fueron las delanteras que integró. La más espectacular fue junto a Curioni, Pianetti o Peña. Tres hombres con potencia y pimienta en el área. Más rica técnicamente con Ángel Clemente Rojas y el "Tano" Novello.

A comienzos de 1973 es transferido al fútbol mexicano, cerrando un ciclo que tuvo picos brillantes. A comienzos de 1980, luego de varias temporadas en tierras aztecas, un breve paso por All Boys, Paz Juniors de Córdoba y Talleres de Córdoba retorna a Boca Juniors. Ya no es "El Ratón Atómico". No tiene la misma velocidad que cuando diez años atrás definió un campeonato. Boca es un conjunto que trata de salir indemne de la lucha por su propia impotencia. Tiene algunos buenos partidos y otros donde no se destacan. A pesar de no estar en su plenitud es uno de los pocos punteros netos del equipo. Convierte un gol muy parecido al de aquella final del '70 que hemos contado, contra Argentinos Juniors. Desborda constantemente a la zaga de Estudiantes de La Plata, en la ciudad de las diagonales, cumpliendo su mejor actuación en el retorno. Hasta el final del Metropolitano fue inamovible en la punta derecha del ataque. En el Nacional sus apariciones fueron poco frecuentes.

(FOTO DE LA DERECHA)
Nacional de 1970, con 2 goles de Coch, Boca Juniors derrotó a
Chacarita Juniors y pasó a disputar la final con Rosario Central.
A lo  "canallas", también le marca el gol del triunfo y Boca se
consagra campeón. Coch fue el goleador xeneize con
8 tantos en ese torneo

Jorge Antonio Coch

Jorge Antonio Coch


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000