MANUEL FLEITAS SOLICH


Manuel Fleitas Solich
Manuel Fleitas Solich

Manuel Fleitas Solich se consagró con la selección paraguaya cuando este combinado era débil y comenzó a lograr resonantes victorias sobre tradicionales ganadores de los torneos sudamericanos. Sin dudas era la principal figura de ese equipo guaraní. Cuando transcurrían los primeros días de 1927 ingresó a las filas de Boca Juniors, para a partir de entonces cumplir un brillante ciclo con esta casaca. A pesar que demostró poseer todas las condiciones necesarias para ser un "centrojás" de gran categoría, no recibió el apoyo de la Nº 12. En suerte le tocó reemplazar a "Mariulo", Mario Fortunato, que se había convertido en ídolo de la afición xeneize y pagó tributo a esa idolatría. Fueron muchas tardes de triunfos y pocas en que no pudo desplegar su juego.  Cuando se dieron los primeros el reconocimiento no fue el que obliga a un crack. En las malas fue reprochado hasta en la más inocente jugada. A pesar de esta contradicción nadie pudo discutir su jerarquía y dejó sentada su clase de gran jugador. Quizá no alcanzó la consagración que merecía porque tuvo que reemplazar a un ídolo. Y como decía Arico Suárez: "Son muchos los buenos jugadores que no pueden con la imagen de ídolo".


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000