MARIO FORTUNATO


Mario Fortunato
Mario Fortunato

Mario Fortunato llegó a Boca Juniors luego de cumplir una destacada actuación en Huracán. En 1926 pasó a alistarse en el equipo de la ribera donde continuó sobresaliendo por su prolijo y elegante juego. La importancia que tenía se el "centrojás"  en un equipo hacía necesario que el puesto fuera ocupado por un hombre de gran personalidad, que no perdiera los estribos cuando las cosas se complicaban. Esa era la mayor virtud de "Mariulo", que rápidamente se ganó la titularidad en el equipo. Nadie lo discutió en ningún momento. La selección nacional también requirió de sus servicios y allí también cumplió de forma suficiente. Pero su carrera en el equipo xeneize fue breve. Una lesión le impidió jugar durante largo tiempo. Cuando ya estaba en condiciones de retornar a la primera división, los dirigentes le ofrecieron alternar con Fleitas Solich y Gerardo Moreyras. No lograron su propósito. No quería regalar su prestigio y decidió retirarse de los campos de juego. Siempre siguió ligado a los xeneizes. Dirigió con eficacia los primeros equipos de la institución, logrando varias estrellas entrenando al conjunto.


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000